miércoles, 30 de abril de 2014

Caso Orias

http://contraperiodismomatrix.com/el-famoso-caso-de-rodrigo-orias-da-un-giro-dice-tener-chips-reptilianos/

El asesinato del sacerdote Faustino Gazziero repuso el tema: grupos de jóvenes adoradores de Satán proliferan a lo largo del país. Independientemente de que allí esté la motivación del homicidio, es más que preocupante. Una investigación de Ercilla devela las inspiraciones, organización y actuaciones del satanismo.

"¿Por qué, Señor? ¿Qué significan estos acontecimientos?", se preguntó el cardenal. La multitud que concurría a la Catedral de Santiago, con motivo de los funerales del padre Faustino Gazziero, escuchaba conmocionada la homilía de monseñor Francisco Javier Errázuriz: "En una casa de Dios, un joven fanatizado () ha dado muerte a un hombre sabio que pasaba por el mundo haciendo el bien". Una copiosa lluvia caía sobre Santiago.

Habían transcurrido tres días desde la tarde del sábado 24 de julio, cuando el sacerdote italiano, miembro de la Orden de los Siervos de María, fue asesinado en ese mismo lugar, al concluir la misa que oficiaba. "No recuerda nuestra memoria un hecho de violencia semejante en un lugar sagrado", dijo el cardenal.

El criminal ingresó a la Catedral. Vestía de negro. Se agazapó. Terminada la eucaristía, caminó hacia al religioso. Gritó: "¡Por Satán!", y degolló al cura con una daga. Recogió la sangre desde el suelo y se untó la cara. Reía. Enseguida, se infirió cortes que le afectaron la tráquea.

Alejandro Rodrigo Orias Gallardo, de 25 años, residente en una pobre vivienda de la Población Gabriela Mistral de Coyhaique, había llegado a Santiago el 15 de julio. En medio de la conmoción que provocó el hecho, se informó que tendría conexión con una secta satánica.

En la pieza que arrendaba en la calle García Reyes, la policía uniformada encontró una cruz invertida, sábanas negras, un cacho de carnero, un manuscrito que expresaba odio por el cristianismo, discos, y poleras con horripilantes dibujos. Sus vecinos comentaron que solía hablar al revés en las noches. En su cuerpo había tatuajes con extraños símbolos; uno de ellos, fijado a fuego.

Tenía antecedentes de un atentado a un local evangélico del sector Almirante Simpson, en su tierra natal, y se dijo que pertenecería al grupo satánico "Los Negros". O algo así. Con posterioridad, se concluyó que este crimen sería sólo la punta del iceberg de la proliferación de sectas satánicas, llegándose a proporcionar cifras sobre su cantidad en el país.


EL CASO ORIAS

Mi nombre es Rodrigo Orias. Ahora tengo 34 años y asesiné a un sacerdote en la catedral de Santiago el 24 de Julio del 2004.

Fui dirigido por el ser de cuernos grandes, o sea Satán, que se materializó en mi cuarto en un holograma; y recuerdo todo. No tenía droga en mi cuerpo, no consumo. Es muy raro, porque me gusta el deporte, aparte del culturismo.

Te comento que soy adoptado: no conozco mi madre biológica, ni mi padre biológico. Estoy seguro que llegué a esa familia sólo por el apellido ORIAS; porque dentro de la demonología satánica es importante...

Los seres que estaban relacionados conmigo están netamente vinculados con la figura de Satán y sus demonios... Porque ellos siempre me dijeron que yo era un hijo de Satán, y desde niño sentí eso. Desde niño me manipularon las emociones y pensamientos hacia la figura de Satán, llegando éste a convertirse en un padre y dios para mí, hasta mi Madurez.

A los 15 años me inicié en el estudio del hombre, en la vida extraterrestre, en lo paranormal, en las vidas ocultas.

A los 16 años me dio una depresión. Creo que fue de a poco. Estaba en el Liceo, y no tenía ganas de comer. Me dieron ganas de matarme.

Cuando escuché la banda Deicide, empezó a levantarse el ánimo. Eso fue lo que me levantó. Compré poleras, posters, cassettes, empecé a escuchar metal.

No quería tener polola ni familia. Sólo quería saber más de todo. Mi sentimiento hacia Satán era mayor. Yo quería ser superior a Dios y a los demás. Yo no me consideraba un simple ser humano. Yo me sentía superior a mis amigos.

El 23 de Diciembre de 2003, a las 2 de la madrugada, una neblina apareció en mi cuarto. Parecía estar allí la Puerta del Infierno. Escuché voces de sufrimiento y llantos de mujeres y niños... Y luego risas demoníacas... Parecía que el suelo temblaba...

Ese día, a la edad de 25 años se materializó este supuesto dios, adquiriendo una figura con cara de animal, con ojos muy pequeños y con cuernos muy grandes, mientras éste se materializaba... En todo momento me inmovilizó...

Y a la vez sentía que me quemaba todo el cuerpo. Durante esta aparición, el ser se comunicó telepáticamente, y me expresó de que yo era una persona elegida por él, y que no era cualquier persona; que era distinta al resto, y que tenía una Misión en la Tierra. Esta aparición se efectuó en mi dormitorio...

Después hubo una segunda aparición, y reviviendo lo mismo que lo anterior, solamente cambiando el mensaje, en el cual me ordenó cometer el asesinato... Para el cual, fui guiado por sus voces en mi mente.

Pero antes de salir rumbo a la capital, fui atormentado por seres de menor jerarquía, incitándome a asesinar a mi familia, lo cual no hice; pero si hubiese aparecido la figura de Satán, estoy seguro de que lo hubiese hecho, porque hasta ese momento, el control de mi mente era absoluto, realizándose esta segunda y tercera experiencia igual en mi dormitorio. Estas fueron las únicas materializaciones de este Ser. Después cometí el crimen guiado por sus órdenes en mi mente.

Viajé desde el sur hasta la capital para arrendar un cuarto y estuve alrededor de 1-2 semana. Estaba aterrado.

No era yo. Obedecía como un zombi. Recibía las órdenes perfectamente, como si una telefonista me hablara. Pero no era una amable telefonista: era un Monstruo con Cuernos quien me guiaba.

Los chips que me habían metido en el cuerpo zumbaban cuando ellos me sintonizaban. Me había preparado durante días. Me dieron toda la información del cura. La catedral de Santiago donde lo encontraría, la ruta, el momento, cómo podría conseguir la daga...
Cuando entré, estaba haciendo misa, y la Voz cavernosa dijo entonces: «¡Saca la daga sagrada que te dijimos, y clávasela en el nombre de Ishtar!».

(Relatos de testigos, sostienen que el atacante, quien vestía de negro y decía ser «Satán», se autoinfirió heridas, razón por la cual fue trasladado hasta la posta central, tras ser retenido por algunos feligreses).

El Caso de Rodrigo Orias (Parte 1)


El Caso de Rodrigo Orias (Parte 2)


El Caso de Rodrigo Orias (Parte 3)


El Caso de Rodrigo Orias (Parte 4)


El Caso de Rodrigo Orias (Parte 5)


El Caso de Rodrigo Orias (Parte 6)


En ese momento no sentía nada... Ahora que ha pasado el tiempo y por toda la experiencia que he vivido... Sí, he recapacitado, y he tratado de ser yo mismo, no el de antes: un ser manipulado mentalmente... Por eso mismo que al momento de darme cuenta de que era manipulado, y de las intenciones perversas, no sólo musicalmente (con música heavy metal), sino que a través de sectas, sacrificios de niños, y personas, me negué a sus propósitos...

Un par de personas me sacaron dos tipos de implantes: uno era cilíndrico a la perfección, de 1 cm aprox. de largo y 3 mm de ancho aprox, color blanco con puntitos negros: ese lo tenía en el brazo derecho a la altura del bíceps y el otro era como un tejido pequeño de alambres de color del acero. Ése lo tenía atrás de la nuca...

Llegué a dar con estas personas en busca de ayuda por lo mismo... La mujer que me sacó los implantes, los descubrió por medio del tacto o palpación en distintas zonas de mi cuerpo; y una vez que dio con ellos, cortó mi piel y los sacó. Pero al momento de sacarlos, ella me dijo que sólo podía mirarlos, pero no podía quedarme con ellos, porque era malo para cualquier persona; así que los tiró... El error mío fue no haberlos guardado como evidencia, pero en ese momento no me interesaba dar a conocer mi caso a la luz pública.

La señora que me sacó estos implantes es esotérica, tarotista y una onda como chamán... Ella me dijo que aprendió de un chamán de Perú, que le enseñó sobre éste tema, y el chamán le dijo que nunca se quede con un implante; que siempre tenía que tirarlos, porque era muy malo.

Antes de que me sacaran esos implantes, mi vida era muy angustiante. Después de eso, mi vida cambio. Ahora he subido de peso, y estoy más tranquilo... Desde ese tiempo hasta ahora, me he sacado tres radiografías. Me volví asacar uno atrás de la nuca, para ver si quedó algún tipo de implante, ya que hay tenía un tipo de malla. Otra radiografía en el abdomen, y otra en el brazo; pero en el otro, no donde me sacaron el primer implante. Éstas no revelaron nada. Pero faltan muchas más partes de mi cuerpo. Lo que voy a realizarme en unas semanas más, va a ser una regresión hipnótica.

Las funciones que cumplían estos implantes en mi cuerpo eran:
* Aumentar las emociones varias veces más de lo normal.

* Teletransportar la comida de mi estómago: podía comer mucho, y esta comida era sacada del estómago con movimientos continuos y fuertes.

* Pérdida de energía corporal a través de las palmas de las manos y pies: cuando realizaban esto, en mis palmas de manos y pies empezaban a fluir un tipo de corriente y cosquilleo muy fuerte, que en momentos se sentía como un ipo de corriente de aire que salía de ellos.

* Eran capaces de producir cualquier tipo de malestar como dolor abdominal, diarreas, dolor de cabeza, sangrado de nariz, dolores de órganos internos, y muchos más.

* Producir un calor inmenso dentro del cuerpo, y mucha transpiración, con lo cual de la noche a la mañana te puede dejar muy delgado.

* Privación de sueño.

* Disfunción eréctil.

* Inducían musicalmente (música que estimulaba la violencia) voces. Todo tipo de ruidos en tu cerebro.
Este proceso de doblegamiento que empezaron a realizar conmigo fue como a los 2 años después de lograr mi libertad condicional. Fue justo después que gané un torneo de culturismo que se realizó en mi ciudad... Todo esto empezó bruscamente.

Yo, en cierto modo, ya estaba preparado, a través de sueños, los cuales aún continúan, y siempre he tenido, porque ellos me tenían el camino preparado desde niño, ya que era maltratado violentamente por mi madre, la cual era ferviente católica... Desde ahí que le tome un odio tremendo a dios y la religión cristiana, por lo cual ahora la perdono y comprendo a mi madre, ya que ella era nada más que un instrumento de ellos, al igual que yo.

Cuando recién empecé a sentir esos malestares en el cuerpo, pensaba que tenía demonios dentro, pero cuando empecé a buscar ayuda para terminar con eso... di con la señora que me los sacó, y ella me dijo que no tenía demonios en mi interior; que tenía implantes extraterrestres y que había sido abducido, pero no recordaba. Ahí recién se me alumbró la ampolleta, y caché que tenía toda la razón...

Todo esto a lo cual fui sometido era un sistema de doblegamiento, para que yo obedezca en todo lo que me decían. Si hacía eso, no se activaban estos implantes, y obtenía muchos beneficios, aparte del tema económico... ya que me prometían mucho dinero, y siempre me decían que tenía que gobernar... A lo cual, en un inicio accedí, pero después lo abandoné, porque me di cuenta que había una intención muy maldita y perversa detrás de todo esto, a lo cual no accedí. Y me acerqué a Dios. No sé si existe, pero hice un compromiso con Él y mi persona, de no hacer más daño a nadie.

Hay algo muy importante que me di cuenta en todo esto: es que estos extraterrestres hostiles están en mi mente (ya que siempre me hablan) y en la de todos los humanos.

Ellos se comunicaban conmigo a través de las personas y mi polola [novia], la que en las noches entraba en trances y me empezaba a hablar y adelantar cosas que iban a suceder... Después, a las personas ya no las miraba como personas, sino como su canal o medio de comunicación que tenían conmigo, porque a través de ellos, me iban diciendo todo lo que tenía que hacer.

Además de los sueños que lo utilizan mucho para adelantarte lo que va a pasar... Eso si no quieren mentirte, porque aveces igual te mienten.

No trato de convencerte. Sólo quiero que tengas en cuenta este suceso en la catedral de santiago y de sus proyectos ocultos, los cuales igual fracasannnnnnnn, y nadie se entera. Creo que los que estuvieron detrás de todo esto fueron razas extraterrestres hostiles, más que los Illuminati. Son los que dirigen a los Illuminati. Estos güeones querían que yo fuera el Aleister Crowley de esta generación...

Qué tipo de razas son, no sé... Siempre les pregunté, pero nunca se quisieron identificar. Hay que tener en cuenta que ellos son muyyyy mentirosossssss. Teeee engañannnn muchooooo... Para eso mezclan verdades con mentiras...

Lo que te puedo decir es que los que estaban encima de mí es la raza que tiene y quiere el poder completo de la Tierra: ellos me habían insinuado que yo estaba pasando por una etapa de iniciación, y una vez que termine con eso y les demuestre mi confianza, y de que nunca iba hablar sobre esto... Ellos me iban a llevar en una nave a sus bases secretas... Pero para ello, como dije, tenía que obedecerles en todo, y nunca hablar sobre esto a la gente.

Estos seres me amenazan (porque todavía lo hacen todos los días, y aún me muestran algunas cosas diarias a través de los sueños); pero en ese entonces, en los sueños, en repetidas veces me mostraban una mano con forma de garra, como parecida a la de las gallinas; pero era una mano con 5 dedos, y uñas un poco largas de color azul negro. Eso lo hacían cuando se enojaban, porque yo hacía cosas que ellos no me autorizaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada